Utopía de Palabras

Michelle, Mi Negro Querubín

La escuché detrás de la puerta, ahí en la soledad de su cuarto llorando por su mamá quien fue asesinada en octubre, no imagino la tristeza con la que carga ese corazón quien no tiene consuelo más que en sus hermanos, uno de ellos la apoya por completo y el otro la adora pero tiene problemas.

"Morena, tranquila (abrazo), para de llorar, tranquila, todo saldrá bien, todo seguro y tiene un propósito" - Pero mis alientos parecían ser mas bien mechas para explosivos más grandes; cuando pudo detenerse un poco, me dijo...

"Gracias negro, es que siento que me abandonó por completo y quedé sola, sin nadie, mi tía es tan linda con vos que me hace pensar que pudimos ser así, nos amábamos a nuestra manera y era perfecto. Es solo que me hace falta".

...dime que le contestas a una muchacha de 16 años que a los 15 observó como su madre era apuñalada por el hombre que suponía amarla; supe que podía hacer algo por ella, vengo de decirle que la quiero y que puede lograr todas sus metas, que la universidad es un martirio los primeros años y que si mi tía la pudiera ver estaría orgullosa porque está estudiando y me pidió que la esperara porque yo sería quien le daría trabajo.

No te permito leer esto porque son mis pensamientos más personales en donde desenmascaro mi vida de manera pseudo-literal, pero te quiero y así será si fracasas o te haces rica primero que yo presidente. Michelle, ahora un trono. 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: